sábado, 22 de abril de 2017





Música para el fin de semana (que va a ser largo y de Marco Incomparable). Pauline en la playa. Que aquí somos muy fans, esto se sabe ya de sobra. Y vienen bien para desintoxicar.

Por lo demás, poco que añadir. Tormenta de mierda en el plano político. Sol y buen tiempo, con su poco de fresquito.

Y que mañana es Sant Jordi, día de regalar libros y tal. Yo no me canso de decir en fechas así, señaladas, que todavía quedan ejemplares de Un tesoro (by servidora y Víctor Rivas y editado por Dibbuks, you know). Además, vengo a contar aquí hoy que Reino de Cordelia publica estos días lo nuevo de Ángel de la Calle, Pinturas de guerra, que es una cosa brutal y maravillosa.

Y eso. Días tranquilos en el edificio Baxter.


lunes, 17 de abril de 2017




A principios de 1988 se produce un cambio que es casi una revolución, aunque desde nuestra perspectiva pueda parecer algo menor: la tira diaria de Peanuts ve modificado su formato. Hasta ese momento había mantenido una rígida estructura de cuatro viñetas iguales que en los diarios podían publicarse como tira o como cuadrado (dos viñetas arriba y dos abajo), lo que la convertía un poco en comodín de maquetación. En 1988 se reduce el tamaño, y Schulz empieza a experimentar con la secuencia de tres imágenes. O la de dos. Incluso con el gag de una única viñeta. Le cuesta un poco reencontrar sus ritmos característicos, pero tras unos meses de titubeos todo vuelve a fluir. ¡Y cómo!









Guiños: Snoopy busca una tarjeta para regalar al Barón Rojo el día de su cumpleaños, y se pregunta si le molará el gato de la competencia.


Peanuts. 1988.

sábado, 15 de abril de 2017




Música para el fin de semana. Nada como una sesión de Cooper para levantar los ánimos.

Poco más que añadir. Días de mucho jaleo en el Marco Incomparable (y yo ya no estoy para tanto trote). 

viernes, 14 de abril de 2017



Ando dándole vueltas a un par de cosas, ahora que he dejado en barbecho eso otro en lo que me embarqué muy a lo loco, y me he acordado del Salvados que Évole dedicó no hace mucho a las redes sociales y la adicción al móvil. Por nada, porque me mosqueó un poco (así, en general: por el tonito), y me acuerdo de lo que un "experto" (que ahora la gente se presente así, expertos en) planteaba a los chavales: que si alguna vez habían recibido un mensaje o una llamada de verdad importante, no de tu amiga que se ha emborrachado, sino algo IMPORTANTE (así, solemne). Para que asumieran que no pasa nada por apagar el móvil mientras están cenando.




Igual me voy a explicar mal, pero no entender que a los 15, a los 20, que tu amiga se emborrache, o que hable con ese chico por fin, o que te eche de menos en ese momento, claro que es IMPORTANTE; no entender eso, digo, es no entender nada. Me parece.

En fin, yo qué sé.
 

miércoles, 12 de abril de 2017



Hoy he aprendido algo importante: Abderramán II trajo a nuestra tierra las croquetas y la moda de la barba.

Wednesday fact.

Cosas que me ponen de buen humor.

Estrogenuinas. Acabo de dar con ellas (por puro accidente, como casi siempre) y ya están en mi top10 por cosas como este Nietzsche es mi fetiche.

Santa Clarita diet. Una comedia de situación que parte de una situación, sí, peculiar, y que juega con gracia y mucho desparpajo con un buen montón de clichés. Sin pretensiones, que también se agradece.

Los Cinco y yo, de Antonio Orejudo. Lo compré ya, empecé a leerlo hace un par de días. La cosa promete.

Torrijas.


domingo, 9 de abril de 2017

Cosas que me ponen de buen humor: aviones de papel que pueden ser mensajes secretos.




Días tranquilos en el edificio Baxter.

sábado, 8 de abril de 2017








Música para el fin de semana. Espanto. Frescos, raros y brillantes. Uno de los descubrimientos del pasado año.

Por lo demás, bien. Parece que la primavera apunta ya maneras de verano temprano, y me pone de buen humor ver a los gorriones que se pasean por el balcón.

Buenos días.  
Y Superman entró en el museo. El arte del cómic.



Álvaro Pons en el Marco Incomparable.

viernes, 7 de abril de 2017




Pues nada, que se puede comprar ya. Desde aquí o, imagino (iré avisando cuando lo tenga claro), en los puntos de venta habituales de la Jot Down. Un buen montón de páginas, un buen montón de colaboradores, un buen resumen de lo que el medio (los tebeos) dio de sí el pasado año.



(Y sí, he escrito un par de cosillas sobre dos de mis libros preferidos de 2016.)


sábado, 1 de abril de 2017



Música para el fin de semana. The Limboos: no se puede ser más cool. Por lo demás, bien, poco más o menos: su poco de frío, su poco de calor.

Premios del Salón de Barcelona, con la polémica habitual ya de si esto es revelación, de si esto otro está o no producido aquí.

Montón de novedades que ni he visto: perezón.

En el Marco Incomparable, lo de siempre. Y la exposición nueva, a punto de zarpar. (También: el otro día se despidió S, y apareció por sorpresa C. Cara y cruz. Una de esas tardes que te dejan medio esponjoso.)
 
El joven papa. Sorrentino. Me dejó loco con La gran belleza, y los dos primeros capítulos de esto me han encantado.

Poco más, por ahora. 

jueves, 30 de marzo de 2017

sábado, 25 de marzo de 2017



Música para el fin de semana. Los Planetas (porque esto va a sonar mucho en casa durante los próximos días).

Por lo demás, volvió el invierno con todo lujo de detalles: que si lluvias, que si nieves, que si nieblas matinales. Y un frío del carajo. Todo en orden para ser marzo, vamos.

Las chicas se fueron a Donosti. El montaje de la nueva expo avanza a ritmo loco. Yo qué sé, la nave va.

Y estoy leyendo La amiga estupenda, de Elena Ferrante. (Demasiada gente de fiar habló bien de él como para no ceder a la curiosidad. Leída una quinta parte, diría que la cosa va bien. A ver cómo sigue.)

Y estoy viendo la segunda temporada de Fargo: estupenda (también). Me encanta esta palabra: estupenda, estupendo. Suena muy a Los Cinco. Y, hablando de eso, me enteré el otro día de esto otro: Antonio Orejudo, Los Cinco y yo. Que sale en un par de semanas. Me llama mucho, claro.

En fin. Días tranquilos (y fríos) en el edificio Baxter.

miércoles, 22 de marzo de 2017





Patty gana un premio inesperado.

Al ir a recogerlo, nerviosa, pide a Marcia que la acompañe. 💗





Lo de Pedro y el lobo era una constante en los dibujos animados de Peanuts, y nunca supe qué era eso. (Luego ya sí, claro.)




¡El cometa Halley!


¡Ay, esa chica pelirroja...!



Peanuts. 1985.