jueves, 30 de octubre de 2014

Me gusta ver a los gorriones que se pasean con descaro a todo lo largo del balcón mientras, cada mañana, miro el correo, trasteo, me doy una vuelta por la Red a ver si el país se ha terminado de hundir.

En la calle, mientras paseo o de camino a comprar o al trabajo, en el metro o en el tren, me gusta fijarme en la gente, cazo al vuelo frases, conversaciones a trocitos que luego, a veces, reconstruyo en mi cabeza y a mi aire. Y me quedo con detalles, un flequillo, las uñas muy cortas y pintadas de naranja de esa chica que lía un cigarrillo, el dibujo de una camiseta. Lo hago sin pensar, casi en automático.

Le doy vueltas a las cosas.

(El dibujo es de Jon McNaught y no viene muy a cuento, pero me gusta mucho...)



sábado, 25 de octubre de 2014

martes, 21 de octubre de 2014

El nuevo libro de Luis Bustos, que se titula Versus, está editado por Entrecomics Comics, y eso ya supone una declaración de principios, que se resume en su condición de objeto (formato inusual, cuidado exquisito en los detalles de producción) y en la libertad con que su autor ha trabajado.


Versus adapta un relato de Jack London (que no sé por qué no aparece en créditos), y es, sobre todo, un ejercicio de estilo. Hay mucha fuerza en sus páginas, abundantes guiños y referencias (veo a Kirby, claro, pero también a Kurtzman, e incluso a Rubín). El trabajo de composición de página es dinámico, expresionista y muy eficaz. Bustos juega también con los recursos tipográficos (onomatopeyas, rotulación), integrándolos en la viñeta de manera narrativa y tremendamente plástica. Todo esto, lo espectacular de la puesta en escena del combate, distrae de lo que, para mí, sería el corazón de la cosa, la motivación del protagonista: esa familia que no ha podido cenar para que lo hiciera él y así pudiera tener una oportunidad en el ring; el hambre, la necesidad, el desamparo; el fracaso. (Pero es cosa mía, me parece.) 

Leí lo nuevo de Gipi con muchas ganas, y me jode decirlo, pero me dejó frío. Tengo la sensación de que faltan cosas. No veo cómo se hilan las dos historias, y entiendo que esa relación es fundamental, porque del dramatismo de una depende, en gran parte, el derrumbe emocional en que se centra la otra.

Gipi es Gipi, y en lo gráfico (que también importa, y no poco) se sobra como él sabe sobrarse, y está la acuarela milagrosa, y está ese trazo desnudo y nervioso, tan expresivo. Pero es que no.

lunes, 20 de octubre de 2014

domingo, 19 de octubre de 2014

Mi principal problema con la gente de Podemos es que desconfío de quien está seguro de todo, y sus portavoces son todos personas TAN seguras, TAN sin dudas, que me echo a temblar...

(Con independencia de lo demás: que sí, que hay que cambiar, que toca derribar viejas estructuras, que hay que airear el escenario, dejar que entre la luz del sol... Que qué bien hablan, qué hermosas imágenes utilizan, eso de ganar el cielo al asalto y tal... PERO.)

Y puede que les vote, con el tiempo y en función de lo que vayan cuajando en su discurso de aquí a unos meses. Sin embargo, hoy, y pese al entusiasmo que sí saben contagiar, no me fío.

Es lo que hay.

sábado, 18 de octubre de 2014



Música para el fin de semana. La audaz muchachada de Podemos celebra hoy y mañana su Asamblea Ciudadana aquí mismo, enfrente del edificio Baxter. Así que Billy Bragg: ustedes saben ya de sobra que es muy querido en esta casa...

miércoles, 15 de octubre de 2014



Gracias a la oferta "factory" de Fulgencio Pimentel, he recuperado estos días un par de títulos de Michel Rabagliati (que, de hecho, había leído hace ya  mucho, mucho tiempo). Y bien. Se le ven los hilos mucho, y en buena parte resulta todo muy previsible, pero en general la lectura es satisfactoria. Ahora tengo curiosidad por saber cómo ha evolucionado el autor en sus libros más recientes... 

(Esto es un no acabar nunca...)

martes, 14 de octubre de 2014



Mi amiga Rita me regala enlace a esta cubierta que firma Tom Gauld para The New Yorker... Y yo, como cinturón negro de tsundoku, la comparto aquí.

sábado, 11 de octubre de 2014

viernes, 10 de octubre de 2014

Qué cuesta arriba se hace ser superhéroe cuando llueve. Patrullar con los pies mojados es un asco...

(Por lo demás, el balcón ha amanecido hoy como un naufragio de novela antigua...)

jueves, 9 de octubre de 2014




Y para estas cosas sirve el invento del crowdfunding: cosas bonitas y hechas con cariño, en el buzón de casa.


(Isla espumillón. Un capricho de Jimina Sabadú.)

martes, 7 de octubre de 2014

Aquí somos butaneros a muerte, así que sobra decir que todos los días nos asomamos ahí, a ver qué se cuece... y, hoy, lo que Grace Morales cuece es una cosa maravillosa.

lunes, 6 de octubre de 2014

La otra buena noticia del día: Twin Peaks; Lynch & Frost; 2016.


Esta mañana he aprendido una nueva palabra japonesa: tsundoku, que se refiere a los libros nuevos sin leer que se van amontonando en cualquier parte.

Ejem. 
La buena noticia del día: Pérez Andújar regresa a El butano pOpular.
Antes de cada patrulla, antes de enfrentarse a supervillanos y amenazas cósmicas, a Lupita le gusta pasear, fijarse en la vida, en todo eso que pasa en cada portal, en cada esquina...


(La imagen es de señor AÍSA.)

domingo, 5 de octubre de 2014

Sesión de tarde. 

God help the girl, el capricho de Stuart Murdoch, que es el señor que corta el bacalao en Belle & Sebastian. Una película que me ha hecho pensar en Hal Hartley y que, para bien y para mal, admite como ninguna otra la calificación de bo-ni-ta. (A mí me ha gustado, sí... y, como alguien ha dicho, hace veinte años lo hubiera petado en los cines de VO.) ¿Lo mejor?: de eso no hay duda... las canciones.

We are the best, que cuenta la historia de tres chavalas de trece años, suecas, que en los primeros años ochenta hacen lo que a los trece años hay que hacer: montar una banda punk. Una banda que, por supuesto, es la mejor del mundo. Unas actrices maravillosas y un retrato cercano y creíble de lo que debe ser tener trece años... (yo, al menos, en mi desmemoria, me lo imagino así). Una joya.

Hace ya un mes, y me acuerdo de ella cada día. Pero la vida pasa, los días vienen uno detrás de otro y la nuevas rutinas se van instalando. Y todo está bien, de todo me alegro: del recuerdo y de la adaptación. Todo viene al caso.

Hoy hace sol, el cielo está muy azul. Hay, para comer, salmón a la plancha (que a ella le gustaba mucho). Y una ensaladita bien historiada que estoy preparando entre sorbo y sorbo de cerveza. Papeles, historias: que si testamentos, que si a ver qué se hace con esto o con lo otro. Minucias. Interferencias.

Y esta tarde, alguna peli para dejar pasar las horas y distraer las cabezas, que van en vuelo libre y claro...

Todo en orden, todo bien.

Mañana será otro día.

sábado, 4 de octubre de 2014

Cosas que no entiendo (o igual sí, pero prefiero callarme): por ejemplo, aquí Landero habla de sus libros y de su vida y de sus recuerdos y de sus afanes, que son literarios, pero el titular es "Lo de Cataluña no hay quien lo pare", una frase que ni siquiera aparece en el cuerpo de la entrevista. 

A ver, ¿de qué va esto?

Música para el fin de semana: Sonic Youth. Grandes. 

Lo que más me ha gustado de La caja de las palabras es comprobar lo mucho y bien que ha crecido Eva Vázquez como ilustradora, y cómo se trae todo el bagaje de su trabajo en prensa (ese particular lenguaje propio que se ha ido construyendo estos años) y lo adapta para poner en imágenes un texto de Mar Benegas que, leído en frío, a uno se le antoja muy poco visual, pero rico en sugerencias. El resultado final es poético y de mucho gozo, y a mí me ha hecho sonreír un buen rato, que no es poco.

viernes, 3 de octubre de 2014

Termino de leer El balcón en invierno, de Luis Landero, y salgo a mi balcón y miro a la gente que viene y va, ese hormigueo bullicioso de minucias cotidianas de cada mañana que tan a cuento viene...

 Desde que leí Juegos de la edad tardía no había disfrutado tanto con Landero (por razones distintas, eso sí).


miércoles, 1 de octubre de 2014