sábado, 17 de febrero de 2018




Música para el fin de semana. A Slowdive los he trabajado yo poco, pero mira, sí. Desde hoy, fan.

Por lo demás, poca cosa. Amanece gris, como estos días pasados. 

Días tranquilos en el edificio Baxter.

lunes, 12 de febrero de 2018



Leer Locus, además de para aumentar mi presbicia, me sirve para mantenerme más o menos al día de lo que se cuece en el campo de la SF, Fantasía y demás variantes literarias. Me sirve para descubrir a gente nueva que escribe cosas estimulantes. Y me sirve, sobre todo, para reencontrarme con alguna otra gente que tenía un poco en el olvido. Me ocurrió con Ellen Klages hace unos meses, y me ha pasado ahora con John Crowley, conocido por Pequeño, Grande, un novelón que no gustó a mucha gente en el mundillo del fantasy, y del que disfruté mucho (pero MUCHO) su Magna obra de tiempo. Me apetece recuperar algunas de sus cosas, ver qué ha estado escribiendo estos años.

Así que este año va a ser también de Crowley en el edificio Baxter. 

sábado, 10 de febrero de 2018




Música para el fin de semana. Hinds anuncian nuevo disco, y adelantan con esto de aquí arriba, tan chulo. Así que bien.

Cielo azul.

Me escribió C: el coche al desguace, desplazamiento cervical, pero todo OK, dice. (¡Cuídate!)

Poco más.



viernes, 9 de febrero de 2018




Me gusta un montón el cartel que firma Jan para el próximo Salón de Barcelona, pero me pone muy triste leer las cosas que dice en esta entrevista. (Mejor que los niños lean libros, el cómic es un género menor... ¿Esto no estaba superado ya? Bah...)

jueves, 8 de febrero de 2018



Nada. Que hace frío, ¿no?

(Da miedito conectar los noticiarios, que parece que hubiera llegado otra Era Glacial.)

Por lo demás, poca cosa. Días tranquilos en el edificio Baxter.

sábado, 3 de febrero de 2018












Música para el fin de semana, que viene frío y hay que calentarlo.

La Bien Querida, porque no tiene canción que no sea una joya. (Y porque es febrero ya, y todo ayuda.)

Semana de vuelta al servicio activo y bueno, bien. Encuentros y reencuentros, ya se sabe.

Poco más.

Días tranquilos en el edificio Baxter.