sábado, 22 de septiembre de 2018







Música para el fin de semana. Interpol. Mira, yo qué sé.

Por lo demás, bien. Anoche estuve con los chicos y el amigo Carlos, que vino a eso del Héroes Comicocoon (o como se diga) a frrmar sus barones rojos y sus otras cosas (que parece que van bien de ventas, y cómo me alegro), y genial todo, aunque me he levantado hoy un poco kill me now.

De Pablito Casado no hablo, que me da la risa.

Y eso. Poco más. (Bueno, sí: los premios. Aquí, el listado de nominados y premiados.)

Días tranquilos (y de calor, ¿eh?, a ver si se acaba esto) en el edificio Baxter.

domingo, 16 de septiembre de 2018



Ya se han hecho públicos los Premios de la Crítica concedidos en las Jornadas de Avilés de este año, y son estos:

Mitch Gerards como dibujante extranjero e Isabel Greenberg como guionista también de fuera. Albert Monteys como dibujante de aquí, y Ángel de la Calle como guionista y como autor de la mejor obra nacional: Pinturas de guerra. El premio a la mejor obra extranjera ha sido para Black Hammer, y el de mejor obra teórica se lo ha llevado Elisa McCausland por su Wonder Woman, el feminismo como poder. Los premios a toda su carrera han sido para Hermann y Daniel Torres.


Muy contento por ÁngelElisa y Monteys. (También por Torres, claro.)

sábado, 15 de septiembre de 2018





Música para el fin de semana. ¿Alguien se acuerda de Tricky? Pues mira, sí.

Por lo demás, semana larga y rara, con su buena noticia incluída (de las que me ponen de muy buen humor: MER está de vuelta).

¿Más? Mareo de tesis, TFMs y vergüenza ajena. Momias, bombas inteligentísimas. BO CA ZAS.

Y este calor de fuego lento. (A ver, ese otoño...)

sábado, 8 de septiembre de 2018




Música para el fin de semana. Se murió Ceesepe, que pintó de colores los tebeos más raros y más tiernos de los 80 en Madriz (los tebeos y la calle y lo que hiciera falta), y Javier Pérez Andújar se acordó de esta canción de Loquillo y Sabino en la que se le nombra, y que es de las buenas.

Por lo demás, ya va oliendo a otoño. Ayer tarde llovió y esta mañana hemos amanecido encapotados.  (Serán cuatro días, no sé, pero se agradece igual.)

La primera semana de vuelta a la rutina ha ido bien.

Y poco más que contar.

Días tranquilos en el edificio Baxter.