sábado, 1 de agosto de 2020



Música para el fin de semana. Lucie Too aparecieron ya en enero por aquí, pero mira, hacen el tipo de cosa que me da la vida.

En fin, nada. Que llegó agosto. Con su ola de calor, como corresponde. Con su escalada de contagios. Con su sensación de incertidumbre.

Por suerte, este verano tenemos algunos oasis donde parar y refrescarnos un poquito. La OLA de Carmen Pacheco, sin ir más lejos. O las nuevas aventuras de Elena Cabrera, ya desconfinada pero aún desconfiada (y con razón).

Por lo demás, poca cosa. Seguiré dándolo todo en el Marco Incomparable unos días más, antes del autoconfinamiento vacacional. Y a ver cómo evoluciona el asunto ahí fuera.

Días tranquilos (de abanico y ventilador) en el edificio Baxter.




domingo, 26 de julio de 2020

tres cositas, tres:

he encontrado en un cajón un puñado de fotos que llevaban ahí desde la noche de los tiempos y qué risa, pero también qué sensación rara de extrañeza, como si fueran de otro mundo, fotogramas de una película que no recuerdo haber visto

he encontrado también algunas hormigas en la cocina

he decidido que, en realidad, estamos todos más guapos con mascarilla; creo que no deberíamos dejar de llevarla ya nunca

sábado, 25 de julio de 2020




Música para el fin de semana. Esta fiera se llama Emma Ruth Rundle, y llegué a ella hace unas semanas gracias a una recomendación de Octavio B, secundada por Álvaro Ortiz. Esta grabación es maravillosa (y, además, me declaro superfan del bajista, que es un poco la versión trendy del primo Cosa de los Addams).

Avanza el verano, suben las temperaturas y las ganas de volver a confinarse, pero en el frigorífico. A mí se me acumulan las lecturas, y eso que, como solamente me muevo para ir a trabajar, apenas he pasado un par de veces por una librería en lo que va de neonormalidad, así que voy con doble retraso, porque de novedades estoy muy cojo; pero algo me va llegando. En general, estoy instalado en una especie de piloto automático y me voy dejando llevar.

Días tranquilos en el edificio Baxter.


sábado, 18 de julio de 2020






Música para el fin de semana. Siguen publicándose vídeos rodados durante el confinamiento. En realidad, se parecen todos un poco, y lo que cuenta es la intención. Y las canciones, claro.  Los últimos que he visto, y que me gustan, son de las Hinds y de Paul Heaton&Jacqui Abbott. Para alegrar un sábado que, al menos por aquí, parece bastante despejado de gente.

Por lo demás, el cuerpo me sigue pidiendo ciencia ficción en el apartado de lecturas (y debe ser que hay por ahí dentro un mecanismo que se puso en marcha en cuanto que reconoció el escenario postapocalíptico), así que voy recuperando títulos que tenía en espera desde hace tiempo.

Y me pasa, además, una cosa un poco rara. O no, yo qué sé. Y es que empiezo a no reconocer a la gente cuando se quita la mascarilla. No a las personas más cercanas, a ver. Pero sí a las amigas, a los compañeros de trabajo, al vecindario. Si por lo que sea se quitan la mascarilla (para tomarse la caña, para beber agua, para echar un cigarro), hay un momento en que no reconozco ese rostro, esa boca. No sé. Raro, sí.


De rebrotes y demás, mejor hablamos mañana. Aunque ya adelanto que igual sería buena idea adelantarse un algo e ir comprando papel higiénico, que luego ya sabéis cómo se pone el personal con eso.

Días tranquilos en el edificio Baxter.

lunes, 13 de julio de 2020

pues venía a decir que ayer cerró la Semana Negra de Gijón su edición de este año, y mañana abre en 
Avilés el festival Celsius 232 la suya, que cuenta con un cartel chulísimo de Germán García



y que mira, qué envidia...