jueves, 30 de octubre de 2014

Me gusta ver a los gorriones que se pasean con descaro a todo lo largo del balcón mientras, cada mañana, miro el correo, trasteo, me doy una vuelta por la Red a ver si el país se ha terminado de hundir.

En la calle, mientras paseo o de camino a comprar o al trabajo, en el metro o en el tren, me gusta fijarme en la gente, cazo al vuelo frases, conversaciones a trocitos que luego, a veces, reconstruyo en mi cabeza y a mi aire. Y me quedo con detalles, un flequillo, las uñas muy cortas y pintadas de naranja de esa chica que lía un cigarrillo, el dibujo de una camiseta. Lo hago sin pensar, casi en automático.

Le doy vueltas a las cosas.

(El dibujo es de Jon McNaught y no viene muy a cuento, pero me gusta mucho...)



7 comentarios:

  1. A mi me pasa lo mismo. Escribo y dibujo las mejores historias que jamás haré, en mi cabeza. :)

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. esas que se te desmoronan en cuanto empiezas a ponerlas por escrito, sí...

      Eliminar
  2. Observar y empaparte de la gente y las cosas que te rodean, cuanto hecho eso de menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. echo de menos, estoy disléxico

      Eliminar
  3. Creo que la imagen si viene a cuento, o al menos, el subconsciente te habla... "escribe todo eso que esta en tu cabeza"

    ResponderEliminar